Home Personajes Louis de Wohl, escritor católico


Louis de Wohl, escritor católico

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 12
MaloExcelente 

Louis de Wohl

Louis de Wohl (1903 - 1961) es uno de los escritores católicos olvidados más imporatantes del siglo XX. Personalmente es uno de mis favoritos. Fue todo un descubrimiento la primera vez que leí algo sobre él, lo que me llevó a buscar toda su bibliografía. Para encontrar un libro de De Wohl hay que buscar en una buena librería, una parte de sus libros están descatalogados y la otra no le sale rentable económicamente tenerlos en stock. Una pena.


En su autobiografía se puede leer lo siguiente en relación a su procedencia: "Cuando uno conoce a un extranjero, la primera pregunta que le hace, generalmente es, "¿de dónde es usted?”, una pregunta fácil a contestar para la mayoría de la gente, mas no para mí. El diálogo casi invariable que sobreviene después de esta pregunta es más o menos así:

"Vivo en Nueva York". "Ah, es usted americano". "No, soy británico." "Oh, ya veo. Nació usted en Londres?". "No, en Berlín, Alemania." "Entonces usted es alemán por nacimiento". "No, húngaro.

En Europa continental uno hereda la nacionalidad del padre, y mi padre era húngaro". "¿Si? Entonces presumo que su madre era alemana?". "No". "Pensándolo bien, debió ser inglesa”. “No, ella era austríaca". "Es un poco complicado, pero ahora ya lo entiendo. Entonces su lengua original era húngaro, por supuesto". "No, Alemán. No hablo casi nada de húngaro; solamente inglés, francés, alemán, un poco italiano y español y balbuceo el latín, el griego y el árabe”. A estas alturas de la conversación debo alegrarme si mi interlocutor no piensa que estoy intentando reirme de él; ¿pero qué puedo hacer? Me he limitado a proporcionarle hechos escuetos."

Louis de Wohl fue un escritor muy prolijo, se dedicó sobre todo a las biografías noveladas de santos, ya que consideraba que eran ejemplos a los que seguir para desarrollarse como persona. Sin embargo es el libro Eva, Adán y el mono el que me más me ha fascinado. En él se encuentran una serie de artículos cortos, con una prosa audaz e inteligente que intentan reafirmarnos en la fe católica.

A modo de ejemplo transcribo este sacado de conoZe

¡Mi querido agnóstico!

Muchas veces me he preguntado si usted seguiría llamándose a sí mismo agnóstico, si supiera que esa palabra no quiere decir otra cosa que «ignorante». Quizás... con una discreta alusión al sabio Sócrates, que también declaró que sabía que no sabia nada. Pero muchos de vosotros se llaman a sí mismos agnósticos sin haber oído jamás hablar de Sócrates. La fórmula básica de vuestro pensamiento viene a ser así: «No tengo suficientes pruebas ni de que existe Dios, ni de que no existe. Por tanto no puedo declararme ni creyente, ni ateo».

Esto estaría muy bien si usted no se conformara con ello. Pero eso es precisamente lo que hace la mayoría de ustedes. Y no correrían ustedes ese riesgo en ninguna otra actividad humana. Si el señor A le asegurara que a una hora de distancia de ferrocarril alguien esperaba su visita para entregarle quinientas mil pesetas y el señor B le dijera que eso no puede ser verdad, ¿se quedaría usted tan tranquilo sin hacer nada (siempre en el supuesto de que tanto el señor A como el señor B sean personas igualmente dignas de confianza)? ¿No intentaría usted por lo menos informarse? No deja uno de lado sin más quinientas mil pesetas. Pero a Dios sí se le deja de lado.

Del ateo que está honradamente convencido de que no hay Dios, no puede esperarse que continúe buscando. Pero el agnóstico no se lo puede permitir. Mientras admita que quizás sí pudiera existir Dios, tendrá que buscar. Si no lo hace, si permanece en su ignorancia con un encogimiento de hombros, no hará más que demostrar su total indiferencia por el problema. No es ni «ardiente» como el creyente, ni «frío» como el ateo: es tibio; y de los tibios dice el Espíritu Santo, en el Apocalipsis, la espantosa frase de que «Dios los vomitará de su boca».

Y la búsqueda deberá ser honrada. No sirve «convencerse» de la no existencia de Dios, dejándose servir un par de slogans más o menos plausibles. ¡Quien busca honradamente, halla!

Ser agnóstico puede aceptarse. Pero continuar siéndolo..., eso sólo puede llevar a la perdición.

 

 

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

Actualizado el Lunes, 15 de Diciembre de 2008 18:00  

¿Quién está en línea?

 20 invitados conectado

¡Publicítese aquí!

¿Le interesa esta página y le gustaría que su empresa o web apareciese publicitada en Curiositas? ¡Contáctenos!

Recomendamos

Horarios de misa en tu ciudad.
www.horariomisa.es

Búsqueda

Encuesta

¿Qué te parece esta web?
 

¿Quieres ser colaborador de Curiositas?

Curiositas busca colaboradores


Los colaboradores podrán publicar artículos que sean de su interés sin límite de espacio. Los temas que podrán tratar son múltiples destacando los políticos, económico ...leer más


© 2008 - 2017 JV Ferrer | Diseño web y Marketing on line realizado por elSeo.es | Webkatalog